¡Camarero!

junio 6, 2016 , In: Nuriadas , With: 4 Comments
0

Hoy me tengo que desahogar con un tema que me lleva molestando desde hace un tiempo con respecto a los hamburgueses y que ya no me puedo callar. No puedo esconder por más tiempo que hay algo que me supera sobremanera, y que aunque reconozco que no es siempre, hay que admitir que pasa MUCHO, y eso ya me mata.

¡Se trata de lo que tardan los restaurantes en servirte la comida! ¡Una eternidad!

Típica familia hamburguesa un sábado por la noche esperando su cena...

Típica familia hamburguesa un sábado por la noche esperando su cena…

Hace unas 3 semanas empezó nuestro calvario hostelero cuando de repente y durante casi una semana seguida, allá donde íbamos a cenar nos hacían esperar de media, una hora (eso es de media, porque hubo una noche que tardaron 2 horas en traernos la comida). Y digo cenar porque ya les he pillado el truquillo a éstos y en la comida no pasa, ya que tienen hora de cierre de cocina y claro, para la hora del cierre son muy precisos, por lo que mi truco es ir media hora antes de que cierren los fogones y ¡listo! un servicio rápido como en Madrid.

Pero los términos cena y fin de semana, no los relacionan muy bien, y claro, se atoran. Acostumbrada como estoy a la eficacia de los bares madrileños, donde apenas te has sentado y ya están con la caña y una tapa, esperar más de cinco segundos en un bar se me antoja como un acto de terrorismo y me pone muy nerviosa, demasiado, he de decir. El otro día fuimos a un mexicano al lado de casa (encima propuesto por mí) y creo que directamente se olvidaron de nuestro pedido, porque tardaron 2 horas en traernos la cena. ¡2 horas! Yo ya no sabía qué hacer porque claro, estábamos con compañeros de la oficina de Marco y no quería que vieran el Hulk que hay dentro de mí.

Nuria intentando disimular...

Nuria intentando disimular…

Al final no pude más y me puse muy nerviosa pidiendo que alguien en alemán se quejara, a lo que me contestaron los alemanes muy sorprendidos que no pasaba nada, que era algo normal y que, pobres, sólo había un cocinero para todas las mesas. ¡Pues que contraten más! Ése no es mi problema. A veces Hamburgo parece Cuba de lo relajados que son. Luego a la media hora me admitieron que eso ya no era normal, pero lejos de quejarse al estilo español (ya vosotros me entendéis), se limitaron a hablar con el camarero de forma muy polite, lo que me puso más nerviosa todavía.

Al final trajeron la comida y así fue mi reacción...

Al final trajeron la comida y así fue mi reacción…

Pero tampoco os creáis que quejarse o cabrearse al más puro estilo español sirve de mucho, porque otro día en la mejor hamburguesería de Hamburgo (y eso es lo que les salva) fuimos a cenar un domingo y tardaron una hora y media en servirnos, que Marco llevaba ya dos pintas bebidas. Ahí no había alemanes, así que con mi alemán básico (y más cuando estás alterada y quieres quejarte en otro idioma que no es el tuyo pero con la misma convicción) me puse a quejarme a la camarera que me miraba impertérrita y que no hizo nada más que aguantar el chaparrón e invitarnos a los cafés.

Vamos, que no consigues nada poniéndote como un basilisco, y finalmente cuando traen la comida estás tan hambriento que te dan igual las convenciones sociales y engulles como si no hubiera un mañana…

Y claro, luego no veas qué pesadillas tienes por la noche...

Y claro, luego no veas qué pesadillas tienes por la noche…

Así que sólo os aviso a los que quedáis por venir a visitarnos que os arméis de paciencia, que no os preocupéis porque yo siempre llevaré en el bolso una manzana para vosotros y que a pesar de todo la comida hamburguesa está muy buena, tarde o temprano…

¡Hasta la semana que viene!

    • David
    • junio 6, 2016
    Responder

    Lentos en la hostelería en Hamburgo?.. no!!! Yo creo que pedí algo hace dos años cuando llegué a la Hanseática ciudad y aún estoy esperando a que me sirvan…

  1. Pingback: Hoy en Nuriadas gastronómicas: Brooklyn Burguer Bar - Nuriadas en Hamburgo

  2. Pingback: Hoy en Nuriadas Gastronómicas: La Sepia - Nuriadas en Hamburgo

  3. Pingback: Los 5 peores restaurantes donde he estado en Hamburgo - Nuriadas en Hamburgo

Deja tu comentario