intensita

Hoy en Nuriadas: SUERTE

octubre 17, 2018 , In: Nuriadas , With: 6 Comments
0

Aviso a navegantes que vengo intensita. Ya me podéis poner este calificativo al estilo “Pantomima Full” porque me ha salido un post de lo más…bueno, leedlo vosotros mismos.

Suerte

El otro día, una amiga de aquí, me refiero a Hamburgo, me soltó en una conversación que no viene al caso, que yo tenía mucha “suerte”. Yo me quedé patidifusa porque nunca me habría definido como suertuda, sino todo lo contrario. Más bien he sido bastante gafe a lo largo de mi vida, de ahí que mis cagadas fueran bautizadas como “Nuriadas” por otra amiga madrileña.

Me quedé pensando un rato sobre esto. Cómo cambia la perspectiva de una persona según el punto de vista. Mi amiga hamburguesa (pobrecica mía), no tiene ni idea de que la mala suerte llamó a mi puerta en 2013, cuando 15 días antes de mi boda, recibí la peor noticia que he podido digerir hasta ahora. Gracias a Dios no se trató de nada de salud, cuando tienes mala suerte empiezas a valorar los aspectos de tu vida que no la sufren, y como digo, fue un problema mucho más mundano, pero cuya resolución supuso un cambio drástico en mi vida, lidiar con muchas personas, discutir en ocasiones con mi familia, pasar mucha vergüenza, y pedir muchos favores, que a día de hoy sigo pagando. Tuvimos suerte, muchas personas en nuestra situación no tienen el apoyo que recibimos y se endeudan de por vida.

Debido a esta situación que me ha generado un MIEDO tremendo en mi profesión, y que estoy trabajando para que no me coma entera, nos tuvimos que mudar a Hamburgo, ya que Madrid empezó a ahogarnos. Tuvimos suerte, ya que encontramos una oportunidad en la que poder evolucionar profesionalmente y como familia. Pero la adaptación fue muy difícil, y no había un día en el que no pensara lo desgraciada que era por la mala suerte de haber tenido que emigrar.

¿Entonces, en qué quedamos? ¿Mala suerte?¿Buena suerte? No sé cómo denominarlo, pero siempre he pensado que TODO me ha costado MUCHO más que al resto. El jarro de agua fría que me echó el ginecólogo de la Jiménez Díaz cuando nos comunicó que teníamos muy pocas posibilidades de ser padres, me lo sequé en sus narices cuando Mateo nació. Tuvimos suerte, muchas parejas se gastan mucho dinero y finalmente no lo consiguen.

Luego con el hándicap del alemán no hemos parado de cometer errores, qué mala suerte hemos tenido con ciertos trámites que son automáticos para el resto del mundo menos para nosotros. TODO cuesta el doble en alemán, lo siento mucho pero es así. ¡Y cómo nos costó encontrar Kita! Aún así, tuve la suerte de que mi amiga Doro me contactara para trabajar con ella en su productora aquí en Hamburgo. Empezando desde cero, claro, pero es que con mi alemán tan chapucero no puedo pretender otra cosa. A mi edad, qué mala suerte.

Pero esa no es la actitud. Sinceramente creo que he estado equivocada mucho tiempo, envidiando a mucha gente sólo por el hecho de que yo pensaba que estaban “mejor” que yo. Y eso, además de no ser verdad, es injusto para los que te rodean. Me avergüenza reconocer que hubo un tiempo que estuve muy enfadada con el mundo, y supongo que el mundo me odiaba a mí porque estaba inaguantable.

Mi amiga hamburguesa al final tenía razón. Tengo mucha suerte porque tengo amigos por todo el mundo que me quieren y a los que quiero. Mi familia siempre ha estado conmigo. Marco me sigue aguantando, con todo lo que conlleva aguantarme. No me falta de nada y ahora además tengo un terremoto en mi vida que, aunque me puso las cosas también muy difíciles al principio, ya no me la puedo imaginar sin él. Y sobre todo, tengo salud.

 

La vida es muy puta, para todos, pero también maravillosa, así que vivámosla el tiempo que podamos.

 

Todo lo demás, sólo depende de ti.

Suerte

 

Nuria Coelho.

 

    • psps
    • octubre 17, 2018
    Responder

    Gracias Nuria y a toda nuestras familia ❤❤💋💋

    • David Coelho
    • octubre 17, 2018
    Responder

    Estoy de acuerdo en que eres una chica con suerte, y me encanta leértelo. Como dices, es una cuestión de perspectiva. Pensar que las cosas te cuestan mucho más a ti que al resto solo te lleva a ponerte un sanbenito de gafe que no te mereces y que te acaba lastrando. A ojos propios las vidas de los demás pueden parecernos maravillosas, pero solo es una simplificación para lamentarnos por nuestra mala suerte y no centrarnos en lo importante. Cuando dejamos de mirar afuera y miramos en nosotros, no solo encontramos la fuerza para salir de los baches, sino que nos hacemos conscientes, como bien dices, de todo lo maravilloso que tenemos en nuestras vidas y que estábamos dando por supuesto.

    • Caroline
    • octubre 17, 2018
    Responder

    Me sentí identificada!!! Si que dices verdades

  1. Responder

    Me ha encantado Nuria! Pienso en que la vida te da lo que tú le ofreces. Si vas por el mundo con una sonrisa y viendo el vaso medio lleno en lugar de medio vacío.. al final te llegarán las oportunidades. Pienso que todos los que emigramos tenemos algo de héroes y tú sin duda lo tienes. Luchadora que nunca se rinde. ¡Como debe ser! A seguir con esa actitud y como me dijo alguien hace ya algún tiempo: piensa que lo mejor está siempre por llegar 😍.

    ¡Un besazo hermosa!

    • Berta
    • octubre 18, 2018
    Responder

    Eres Genial!
    Y me gusta mucho lo de tener suerte… sobretodo cuando finalmente te das cuenta que tu misma tb tienes suerte!
    Sigue escribiendo <3

    • Jordi
    • octubre 27, 2018
    Responder

    La suerte o la mala suerte es un factor infravalorado.
    Todo lo que se esconde detrás es esfuerzo, sacrificio y estar en un sitio concreto.
    “Suerte” es que te toque la lotería sin comprarla, todo lo demás es trabajo y constancia.
    Nos autoengaños, con que tenemos mala suerte (algún problema) o suerte (alguna solución).
    Lo que más falta a día de hoy, es sentirse orgullosos de estar en una situación solucionada y poder mantenerla el máximo tiempo posible.
    Un blog interesante, sigue trabajándolo 🙂
    Pd: reflexiones acumuladas de trabajo y constancia en esta bonita ciudad HH.

Deja tu comentario