Lost in translation

Lost in translation con el alemán

febrero 26, 2018 , In: Nuriadas , With: 4 Comments
0

Como siga así de descuidada con las fechas de publicación, voy a terminar por grabar un audio de WhatsApp y colgarlo por aquí, porque no me da la vida. Y no lo digo en plan “flipada”, como te puedes encontrar a un montón de gente en la Berlinale que no te quiere saludar y lo soluciona con un “estoy muy ocupado, me voy a una reunión” (da igual el país de origen). Lo digo de verdad preocupada, porque quiero seguir con el blog y este desorden de mi vida no me permite llevarlo a cabo. Que parece mentira que sea madre con el caos de casa que llevo. Pero es que termino el día como un trapo y me quedo dormida a las 22 de la noche, y encima por la mañana soy yo la que le digo a Mateo “un ratito más porfi…”. ¿Llegará algún día en que me lo diga él a mí?

Bueno, que me voy por las ramas y no me centro. Como sabéis, he empezado a trabajar con una productora alemana, Red Balloon, y todavía me estoy adaptando a los nuevos horarios de mi vida. Estar desde 2015 trabajando desde casa, además de aburrido (desde mi punto de vista personal), es muy peligroso. Al principio lo tomas con ganas, te haces un rincón de trabajo monérrimo y todos los días te sientas las mismas horas. Pero la vida pasa. Y llega un día en el que te das cuenta de que no te has quitado el pijama en 5 días y estás en el sofá con el ordenador. Y el cuerpo se acomoda, aunque la mente no quiera.

Celebrando mi propio récord, una semana sin lavarme el pelo

Celebrando mi propio récord, una semana sin lavarme el pelo

Pero lo que es peor todavía, como te has acostumbrado a no salir de casa, cuando lo haces parece que fuera el evento del año, una boda o algo así, y de repente te encuentras comprando el pan con tacones de aguja y maquillada como Lady Gaga.

Nuria en el supermercado

Nuria en el supermercado

El caso, que desde mediados de Enero nuestras vidas han cambiado con horarios ya establecidos y aunque a largo plazo es mejor para seguir una rutina, todavía no he conseguido acostumbrarme del todo y voy como pollo sin cabeza. Pero lo que peor llevo sin lugar a dudas, es el IDIOMA. Pensábais que se habían terminado los post sobre este tema con éste y éste, eh??? ¡Pues no! Una cosa es estudiarlo en una academia, lo que he hecho hasta ahora, y otra MUY DIFERENTE es usarlo en el día a día, y encima para trabajar. Ahí, ahí es cuando te das cuenta que NO HA SERVIDO DE NADA llegar hasta el B1 cuando llamas por teléfono y no te entienden y al final tienes que hablar en inglés. Pero oye, yo lo intento en alemán SIEMPRE.

Nuria intentando aprender la frase en alemán con la que coger el teléfono...

Nuria intentando aprender la frase en alemán con la que coger el teléfono…

Lo mejor de todo es ver como Doro, mi compi/jefa, tiene fe ciega en mis capacidades lingüísticas. Bueno, tenía, porque en un principio me dijo que desde que empezara a trabajar me iba a hablar sólo en alemán, pero después de un sinfín de cagadas ha decidido hablarme en inglés, que es más rápido y seguro (cara de emoticono triste aquí). Su candidez a la hora de venderme como profesional es tal, que me ha liado para dar una masterclass a productores de Hamburgo, sobre postproducción de cine el próximo 3 de Abril ¡en alemán!(cara de emoticono horrorizado aquí). Es la primera vez en mi vida que no le tengo miedo al curro, o a una masterclass, o al público; sino a HABLAR, y los que me conocen saben lo mucho que me gusta…

Nuria perdida con el alemán nada más empezar

Nuria: “¿Ay dios mio cómo se escribe postproducción en alemán?”
Doro (entre el público) “Así no”
Nuria: “mmmmm”
Doro: “Ja”

Sé que quizá soy demasiado dura conmigo misma, pero me agobia mucho este tema. La oportunidad y confianza que me ha dado Doro se merece que me tome en serio este tema YA y le demuestre que estoy agradecida. Así que lo voy a intentar TODO para ir mejorando poco a poco. Clases particulares (esto me recuerda que tengo un tema pendiente con un posible profesor), dedicarle todos los días una hora para intentar recordar y aprender nuevo vocabulario cada día, e intentar hablar más en alemán. De un plumazo me he cargado la lista de todos los nuevos propósitos de año para centrarme en el idioma de figuras como Nietzsche, la Dietrich o Heidi Klum. Si ellos pudieron, yo también.

Ea, deja a la chiquilla que se lo crea...

Ea, deja a la chiquilla que se lo crea…

2018, serás recordado como el año en que Nuria por fin, habló alemán.

¡Hasta la semana que viene!

    • Isabelavico
    • febrero 26, 2018
    Responder

    Qué crack eres! Me río muchísimo!! Te saldrá bien seguro porque los albaceteños, a parte de la caña, la tapa y la feria, tenemos un humor incondicional, y cuando nos empeñamos en algo, somos los mejores! Lo vas a hacer genial

    • TU PADRE
    • febrero 26, 2018
    Responder

    Menuda aventura estas viviendo,saca todo tu `potencial,ademas que lo vas a aprender te lo vas a pasar pipa y cuando vaya a veros a ti,a Mateo y Marco,nos reiremos de todas las anecdotas vividas aprendiendo aleman,te ira genial,dales un poco de gracia albaceteña a esos alemanes tan cuadriculados y te los llevaras al huerto.un beso y abrazo fuerte.

    • Ana
    • febrero 26, 2018
    Responder

    Como se dice en mi tierra „Oleee Tú“ . Me encanta leerte, me río muchísimo y también sirves de gran ayuda.
    Sigue con tu tesón y llegarás muy lejos.
    Un saludo
    Ana ( entre Hamburg y Jerez)😜

  1. Responder

    Te sigo desde hace tiempo y como reciente madre , me divierte mucho tu blog . No lo abandones! Lo que describes con el aleman es super normal y me paso con el frances . Fue asi como comence con olalang.com para solucionar este gap entre libros y realidad! . Si te interesa puedes programar una clase particular online gratuita con un profe nativo. Las clases son personalizadas y enfocadas en metas a corto plazo. Creo que puede ayudarte para la presentacion . Mucha suerte! Saludos

Deja tu comentario